Copia de historia tutare.png
rosacea Fer
press to zoom
rosacea 9
press to zoom
rosacea 8
press to zoom
rosacea 2
press to zoom
1/1

Conociendo mi rosácea

Mi rosácea llegó en uno de los momentos más vulnerables de mi vida, acababa de tener a mi bebé y mi cuerpo en general estaba pasando por muchos cambios, y en mi rostro no dejaban de salir estos brotes, cada semana salía uno nuevo y no entendía la razón.

Yo saqué conclusiones de que era acné porque pues es lo más común, y empecé a ver videos en youtube (grave error) viendo como quitar todo lo que me salía y adquiriendo diferentes productos que no eran buenos para mi piel, todos estos productos solo empeoraban la situación.

Después de varios meses tuve una cita con la dermatóloga, ella me explicó lo que padecía, y me dijo que nunca se quitaría, que era una enfermedad crónica de la piel, en ese momento me sentí muy triste porque ya siempre me iba a ver así, mal, llena de brotes. En la cita me mandó productos adecuados para mi piel y antibióticos, pero debido a la lactancia, el medicamento no era compatible, así que nunca tomé los medicamentos. Al usar los productos recetados, no veía absolutamente ningún cambio y sólo me sentía mal que nunca iba a verme bien.

Con el tiempo fui informándome más y conviviendo con personas que tienen el mismo padecimiento, me di cuenta que todo influye en mi rosácea, tuve que conocerla y aprender a quererla como mi amiga, empecé a notar que cosas me alteraban más esta enfermedad, qué alimentos, qué sentimientos incluso, qué productos, etc.

He hecho muchos cambios de hábitos para bien, he obtenido mucho apoyo de mi esposo y mi bebé, siempre me llenan de amor, haciéndome saber que yo soy más que la rosacea, y estoy muy agradecida con los productos tutare porque he visto muy grandes cambios en piel, no es perfecta, aun tengo mucha rojez, pero los brotes han disminuido bastante y desaparecen muy rápido, y aunque mi piel no es perfecta, se ve sana, y yo me siento mucho mejor, especialmente porque sé que con estos productos estoy nutriendo mi piel.

Fernanda Correa

DIANA%201_edited
press to zoom
Historia Rosacea 3
press to zoom
Historia Rosacea2
press to zoom
TONICO%20HIDRATANTE_edited
press to zoom
1/1

Mi historia

Hola mi nombre es Diana, tengo 36 años, soy una persona a la que le encanta escuchar música e ir a conciertos y festivales donde suelen tocar mis bandas favoritas, tengo un gusto diverso en cuanto a la música puedo escuchar desde música clásica como black metal noruego, una bonita balada ochentera pasando por algo para bailar como canciones de música post punk o electrónica. Aunque mi género favorito en estos momentos es el metal. También me gusta deleitar mi paladar con mis platillos favoritos por lo que voy a los restaurantes que me gustan, a veces asisto a reuniones con amigos cercanos, me gusta mucho bailar y también me gusta tomarme fotos pretendiendo que son una sesión fotográfica, ya que alguna vez en mi vida pensé que sería modelo, ja!. Aunque también disfruto mucho de mi tiempo a solas conmigo misma y reflexionar acerca de la vida.

En otoño de 2019 fui diagnosticada con una condición para mí desconocida en ese entonces, la rosácea, además de una dermatitis seborreica. Durante toda mi vida antes de ser diagnosticada nunca me preocupe por el cuidado de mi piel. Utilizaba una diversidad de productos en mi rostro, además de no tener el cuidado de lavarlo correctamente después de utilizar los productos, y exponerme a el sol sin ninguna clase de protección.

Los primeros días de ser diagnosticada fueron muy tristes y depresivos, mucha ansiedad e impotencia de saber que esta condición iba a estar conmigo a partir de ese momento para siempre. Llore durante algunos días. Ya no podía maquillarme como antes lo hacía, ya no podía comer como antes lo hacía, no podía utilizar los productos que antes usaba y otras cosas que tuvieron que cambiar. Fue un tanto difícil el no poder maquillarme para ir a trabajar o para ir algún lugar, me daba mucha inseguridad que me vieran con mi cara roja y sin maquillaje o con todos mis brotes y piel dañada. Porque además por todo el estrés que estaba pasando y depresión mi piel empezó a envejecer más rápido. Note que las líneas de expresión en mi rostro se acentuaron más.

Pero he ido aprendiendo mucho de cosas que pase por alto y no le di importancia durante mucho tiempo, como comer saludable, utilizar productos que sean en lo posible lo mas natural y sin tantos ingredientes dañinos, tratar de no estresarme demasiado, tratar de conocer más mi cuerpo y aprender sus reacciones y que es lo que lo puede llegar a dañar y otras cosas que antes desconocía. Por lo que trato de evitar en lo posible alimentos que me causan reacción, tomar mucha agua, relajarme y tener productos naturales para mi rostro, cabello y cuerpo. También investigar acerca de suplementos que puedan fortalecer mi organismo y sistema inmune. Cuido mi rostro con productos naturales y llevo una rutina de skincare, además he ido poco a poco incorporando algo de maquillaje, como labial , mascara de pestañas y delineador de ceja.

No puedo engañarme fingiendo que todo es perfecto, como todo ser humano tengo bajas y altas, pero trato que esos momentos buenos sean mucho mas importantes y que sucedan cada día para hacerme sentir mejor. Cada mañana me levanto y voy a el espejo a ver a esa mujer que estoy aprendiendo a amar cada día que pasa, trato de aceptar mi condición, esa cara roja que a veces tiene brotes y que a veces esta bien. Cuando me veo a el espejo a veces pienso que ojalá nunca me hubiera pasado a mi , quisiera que mi piel luciera como antes , pero al final me miro fijamente y acepto mi presente, me acepto ese día tal como estoy y me digo: ¡que más da que estés roja! , ¡disfruta la vida!, quiere tu rojeces, quiere esas marcas en el rostro. ¡Este día voy a ser feliz y lo voy a disfrutar! Y me enfoco en lo que quiero hacer ese día que me haga sentir mejor.

¡Quiérete mucho y no te desanimes!

Diana

Rosacea 3Elsa
press to zoom
rosacea testimonio
press to zoom
rosacea testimonio2
press to zoom
Rosacea%201_edited
press to zoom
1/1

Rosácea en mi vida

Esta condición llego a mi hace 9 años, sin antecedentes de acné, eso quiere decir que siempre fui de piel muy limpia, un día empezaron las rojeces y las postulas (granos parecidos a el acné) y ya nunca se detuvieron.

¿Qué fue lo que me quito la rosácea además de mi piel saludable?

 La confianza que me tenía, dejé de verme a el espejo por largo tiempo, al paso de los años, prueba y error de medicamentos tópicos, cremas, bloqueadores y demás, aprendí a vivir con esta enfermedad y eso fue lo que detonó un cambio simbólico.  Empecé aceptar mi piel, a cambiar los medicamentos por cosas naturales como mascarillas, sábila, aceites etc.

He comprendido que esta condición será para siempre, hay días malos, días buenos y días muy buenos donde decido querer y aceptar a la rosácea como parte de mí.

De esta forma la rosácea no me detiene, la llevo conmigo con orgullo, es mi condición y sobre todo he aprendido a ser feliz con rosácea.

Elsa Ontiveros